Toca hablar de vino. ¿Porqué no?

Toca hablar de vino. ¿Porqué no?

De la barrica de Ramón

En estos momentos tan “extraños” siento que de “vino” no debo hablar (no sabía qué adjetivo utilizar, ¿difíciles?, bueno depende de lo que cada uno haya vivido, yo difíciles los he vivido creo que, en particular, peores, ¿histéricos?, bueno, creo que efectivamente hemos dado un pésimo ejemplo como sociedad con comportamientos compulsivos, lo digo por ver cómo se hacían compras en algunos mercados, “yo antes que los demás” llevaba alguno tatuado en la frente, o por cómo se ocupaban espacios públicos como si estuviéramos de vacaciones).

¿No debo de hablar de vino, o sí?

Me quiero explicar.  Cuando pienso en las emociones que suscita un vino, sin necesidad de forzarlo, me viene a la mente siempre un conjunto de sentimientos que querría compartir.

No me imagino beber un buen vino solo. No me imagino beber un vino sin la compañía de amigos, familiares o incluso desconocidas personas de bien. No me imagino beber un vino sin compartir sentimientos,  sin saber qué le ocurre o no a la persona que esté en ese momento conmigo. Es decir, un vino, como un café, como ir al teatro, como ir a trabajar, como ir a casa después de trabajar no tiene sentido alguno sin los demás, sin lo que llevan los demás dentro.

Un vino, como lo entendemos algunos, es una excusa para todo lo demás: saber lo que a los demás les ocurre, bueno, nos alegramos,  regular, nos duele y si podemos, ayudamos.

Vamos a tener tiempo de reflexionar, de decidir qué nos importa, qué somos o no capaces de hacer como colectivo. Yo apelo a que en estos días “bebamos buenos vinos», no como un hecho físico,  si no como una metáfora de vida.

Lejos de caer en la tristeza, de caer en el pesimismo, es el momento de que todos y cada uno de nosotros tiremos del carro, de coger el teléfono,  si queréis incluso el WhatsApp o similares (ya me joroba decirlo) para hablar de “vino» (se me entiende: de sentimientos, de emociones) y para pensar y desear en reencontrarnos, cuando verdaderamente se pueda, alrededor de esa copa de vino.

¿Por qué digo esto?  Tengo la impresión de ver muchos amigos sobrecogidos por la situación.  Les hablas, te responden o no, pero no les ves dentro de su cuerpo. Necesitamos estar todos más fuertes que nunca, supliendo la falta de fuerza de aquel que, por lo que sea, esté confuso.

Por favor,  “hablemos de vino”, o de lo que sea, con todo aquel que lo necesite. Cuantos más seamos, menos daño nos hará esta situación.

¿Tenéis la sensación de que alguno quiere pasar “su cuarentena», sin “hablar de vino», sin hablar con los demás? Esto es lo único que me preocupa.

Los primeros PREMIOS de ‘12 Patios’ a los mejores vinos de CLM

Los primeros PREMIOS de ‘12 Patios’ a los mejores vinos de CLM

La Asociación de Cata y Gastronomía ’12 Patios’ ha elegido la Feria Internacional de Turismo que se celebrará en Madrid del 22 al 26 de enero para entregar los I Premios ’12 Patios’ Castilla-La Mancha con los que reconocerá a los mejores vinos elaborados en las cinco provincias de la región.

Un acto que tendrá lugar en el stand de la comunidad autónoma el 24 de enero, a las 12.30 horas, y que contará con el apoyo de la administraciones regionales y locales.

Seleccionados por sus asociados, con estos premios ’12 Patios’ pretende reconocer la labor de bodegas que apuestan por la calidad en todo el proceso – desde la viña-, por una cuidada elaboración de vinos singulares y personales y que ponen en valor sus vinos en distintos mercados nacionales e internacionales.

En estos primeros premios, los vinos seleccionados han sido:

  • Alaya Tierra,  de  Bodegas Atalaya, en Albacete,   
  • Ulterior Tinto Velasco,  de  Bodegas Verum, en Ciudad Real,  
  • Oveja Naranja, de  Península Vinicultores, en Cuenca,
  • Finca Río Negro Gewürztraminer,  de  Bodega Finca Rio Negro, en Guadalajara, 
  • Piélago, de  Bodegas Jiménez Landi, en Toledo. 

Cinco vinos excelentes que aportan a la visión global de los vinos de Castilla-La Mancha la calidad de la que son merecedores, así como la diversidad de sus suelos y la diferente forma de entender la enología. Con estos galardones ‘12 Patios’ quiere cumplir unos de sus principales objetivos: la necesidad de darle el valor real a los vinos que se producen en la región, sobre todo a través de la difusión de su calidad.

’12 Patios’ nace en Toledo

La Asociación de Cata y Gastronomía ‘12 Patios’ nace en Toledo por el empeño de grandes aficionados al mundo del vino, que deciden unir sus conocimientos y ganas de compartirlos  con personas con intereses comunes.

El espaldarazo necesario para comenzar a existir viene de la mano de ‘Greco Collection Hotels’ que decide ceder instalaciones e infraestructuras para llevar a cabo las catas e involucrarse en la organización de la propia Asociación.

De ahí el nombre de la Asociación, ya que uno de los proyectos más ambiciosos del Grupo, ya en marcha, es unir varios edificios históricos del barrio antiguo de Toledo, en un nuevo espacio de restauración y hostelería, que pondrán en valor 12 patios tradicionales, en los que la Asociación realizará sus retos y proyectos.

Darle valor real a los vinos de CLM

La Asociación surge, entre otras muchas cosas, de la necesidad de darle el valor real a los vinos que se producen en la región, sobre todo a través de la difusión de su calidad. Y para ello la clave es objetivar esa calidad, a través de la comparación con otros vinos de otras denominaciones y de otros países.

Además de difundir la cultura del consumo de vino con el fin de que sea una opción de consumo más y forme parte de nuestro tiempo libre, de nuestro estilo de vida y de nuestra cultura, para que lo sintamos como algo propio, tal y como rezan los estatutos de la entidad.

En definitiva, promover la gastronomía con iniciativas que suponen una nueva forma de entender y de vivir vino gastronomía, trasladando valores como la cultura, la diversidad, la identidad de cada territorio, la importancia del origen, la calidad, la seguridad alimentaria, la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente.

Fino filipino…

Fino filipino…

De la barrica de Ramón

Seguro que habéis escuchado o incluso pronunciado esta frase en múltiples ocasiones. Como casi todo en español tiene tanto acepciones positivas, p.e:  “te ha quedado fino filipino”,  como negativas p.e: “te has puesto fino filipino”, pero seguro que alguno os preguntaréis cual fue el hecho que dio pie a esta frase. En realidad, como sucede también muchas veces, esta frase no tiene ningún hecho u origen cierto, simplemente rima y es graciosa.

¿O quizás no os he contado toda la verdad?

Os voy a contar algo que sí es cierto. Existe el “fino filipino”. Es decir vino fino de propiedad filipina. Se trata del Grupo Emperador, que en la actualidad agrupa a marcas y bodegas tan carismáticas como Fundador, Garvey, Terry, Tres Cepas y Harveys. Es decir, después que Fundador adquiriera a Terry y Harveys en el siglo XX, asistimos a su posterior compra y ampliación por parte de este grupo filipino.

Soy bastante entusiasta de los vinos generosos, es decir ese tipo de vino muy anglosajón en su concepción, al que para viajar en barco y llegar en condiciones razonables se le añadía alcohol vínico para que con esa mayor graduación aguantara el viaje. Ejemplos: Jerez, Madeira, Oporto… Método británico: añádase alcohol para el viaje. Este verano tuve la oportunidad de visitar Bodegas Fundador en Jerez de la Frontera, ahora propiedad de este grupo empresarial filipino y quería contaros algunas cosas.

Fundador es una de las bodegas mas antiguas de España, data de 1730 y está íntimamente ligada al nombre de la familia Domecq. Familia de origen francés que en particular tuvo a Pedro Jacinto de Domecq Loustau como creador “por casualidad” del primer brandy español.

En concreto se comenzó a comercializar en 1874, pero como digo, la casualidad hizo que unos años antes la bodega recibiera un pedido desde los Paises Bajos de “holandas” que no  fue pagado. Las “holandas” no son más que aguardiente generado por destilación a partir de alcohol vínico que recibían ese nombre por el destino que tenían y que en el caso de los Paises Bajos se utilizaba para hacer destilados con frutas o con hierbas. Para el transporte se utilizaban botas (barricas grandes de madera) pero en ese caso concreto Pedro Domecq guardó el alcohol vínico en 500 botas que habían contenido previamente vinos generosos de Jerez durante mucho tiempo.

El brandy

Al pasar varios años y no haber hecho entrega del aguardiente, trataron de utilizarlo pero se encontraron la sorpresa de que ese aguardiente había adquirido aromas y sabores que no esperaban. Ese fue el primer brandy español. El brandy por tanto y descrito de forma muy básica es el aguardiente destilado a partir de alcohol vínico que transforma su sabor y aromas tras su paso por botas usadas previamente en la elaboración de vinos generosos de Jerez. Tal es así que a día de hoy el Consejo Regulador de Jerez – Xérès – Sherry es el encargado de “certificar” las botas que podrán o no ser usadas para la elaboración de brandy. No se pueden usar otras.

Curiosidad también es el nombre: brandy. En realidad la palabra originaria es “brandewijn”, palabra que se utilizaba en los Países Bajos para describir el “vino quemado” o vino que se hervía para tratar afecciones de garganta o respiratorias. Fueron los ingleses los que por motivos de pronunciación nos acercaron la palabra a lo que hoy conocemos. Y los que por “cercanía” de aromas asociaron las dos bebidas tan diferentes.

El brandy español tiene diferentes orígenes pero de Jerez sale mas del 90%. El marco de Jerez, el triángulo de tierras que están comprendidas entre Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda tiene en la composición de su suelo un componente alto en margas (roca blanda formada por sedimentos) de origen marino (diatomeas) de un color blanquecino. Esa tierra tiene la propiedad de cerrarse y permitir que el agua del invierno esté debajo de tierra con poca evaporación, permitiendo que la vid pueda vivir ante temperaturas muy altas.

Entonces, ¿de dónde se obtiene el alcohol vínico para generar el aguardiente del brandy? Pues la principal fuente es la varietal Airén de La Mancha. Allí se produce el alcohol vínico que luego se destilará. Curiosamente la uva airén es la uva más plantada en España, focalizada principalmente en La Mancha, ocupa un 22% de la superficie de vid en España, incluso por encima del 20% de Tempranillo. También es la sexta a nivel mundial. O sea que aquí tenemos la explicación de cómo Jerez con tan poca uva y dedicada fundamentalmente a sus vinos es capaz de producir tanto brandy.

Otro detalle interesante de este grupo filipino, es que su bodega Fundador o mejor dicho conjunto de bodegas Fundador tiene una de ellas (La Mezquita) dentro de las mas grandes del mundo. Se llama así por su arquitectura. A día de hoy almacena 45.000 botas. Fue inaugurada en 1974 con la intención de almacenar todo el brandy del conjunto de bodegas, pero rápido se dieron cuenta de que esa intención se podría convertir en un riesgo. ¿Qué pasaba si ocurría cualquier problema en esa bodega – incendio, derrumbe,…- ?. A día de hoy tiene finos fundamentalmente. Otras bodegas dentro del mismo recinto son “El Molino”, “La Tribuna” o “La Luz”. El Molino tiene botas dedicadas a personajes ilustres, desde artistas a reyes. La mas curiosa es la bodega de “La Luz”. Se la llama así porque fue la primera bodega de España con luz eléctrica a finales del siglo XIX y además tiene el honor de ser el lugar donde se guardaban aquellas botas que dieron origen al primer brandy español. Se conservan allí los alambiques de destilación del alcohol.

Un dato muy interesante y poco conocido: Filipinas es el segundo país por consumo de brandy a nivel mundial. Os explicaréis muchas cosas de este artículo con ese dato.

Harveys Medium Dry

Ahora sí, os comento un vino. Beber vinos generosos no es algo que se haga con facilidad, muchas personas que beben vino raramente beben amontillados, olorosos, etc. No han dado ese salto que no sabes cuando das pero que cuando le das no tiene vuelta atrás y puedes ser un enamorado de los mismos de por vida. Siempre creo que lo mejor que se puede hacer es aproximarse despacio y con algún tipo de vino “de iniciación”. En mi opinión un buen vino de iniciación para esta clase de vinos es un “medium dry” ya sea procedente de oloroso o de amontillado. En realidad se trata de un vino seco (un vino generoso que procede del encabezamiento o fortificado de un fino para que supere los 17 grados alcohólicos a base de añadir alcohol vínico en algún momento de su vida – oloroso al principio, amontillado a mitad) al que se le añade un porcentaje que fluctúa entre el 5% y 10% de vino dulce Pedro Ximenez. Tenemos algo que nos agrada, ese vino dulce, y de fondo la realidad de uno de los vinos mas tradicionales de Jerez, un oloroso o un amontillado.

Esta bodega tiene un vino de iniciación interesante y además muy asequible. Se trata del “Harveys Medium Dry”. A partir de una selección de amontillados, se le añade un 8% de Pedro Ximenez resultando un vino que conjuga los tradicionales aromas y sabores salinos, de lacas, de ebanistería, de frutos secos típicos de la uva Palomino con los pasificados y amielados de la uva Pedro Ximenez.

Por Colmenar, en la XIX Feria del Vino

Por Colmenar, en la XIX Feria del Vino

Ramón Laguna es, entre otras muchas cosas, un enamorado de todo lo relacionado con los vinos y un amigo de la Asociación. Tiene la virtud de saber disfrutar y de querer contarlo. Y nuestro blog tiene la suerte de convertirse en uno de sus soportes para hacerlo. Poco a poco iremos publicando sus artículos, bajo el título ‘De la barrica de Ramón’. Este es el primero de ellos.

Reconozco que con el tiempo, uno sin darse cuenta empieza a tener en su recuerdo cosas, personas o sitios concretos que sabe que, por un sinfín de razones, siempre le gustarán. Este es el caso de un sitio que he ido descubriendo poco a poco y que tiene muchas cosas, para mucha gente desconocidas.

Voy a daros algunos datos que creo que os pueden dar idea de por qué digo esto:

  • Tuvo un castillo del que aún hay ruinas, al que se le otorgó un Fuero, modelo del que se utilizaría después para
    Madrid y Toledo.
  • Fue la corte de Castilla durante el reinado de Enrique IV poco antes de la guerra que sería el inicio de la
    creación de España tal y como la conocemos.
  • Han sido famosas sus canteras de piedra.
  • Durante el siglo XX fue mucho tiempo el tercer pueblo en habitantes tras la capital.
  • Su iglesia del siglo XIII (ampliada después) tiene uno de los pocos órganos en funcionamiento en la
    provincia y es habitual la programación de conciertos.
  • Su Plaza Mayor no existía, era un terraplén donde acababa el pueblo. Se tardó 118 años en levantarla sobre arcos
    subterráneos. Uno de ellos es visitable y recorre la plaza por debajo. Llega a unos lavaderos que han sido filmados en muchas películas.
  • Tiene un museo de su paisano mas ilustre, cuya obra está también presente en el Prado, en el Thyssen-Bornemisza
    y otros muchos museos fuera de España.
  • Convento, teatro, ….es ciudad Bien de Interés Cultural. 

Hace unos meses (apuntaros que es en mayo), y dentro de su XIX Feria del Vino estuvimos en Colmenar de Oreja. La verdad es que el día dio para muchas cosas, que paso a contaros:

  • Recorrimos el Túnel de Zacatín, el túnel visitable que recorre por debajo la Plaza Mayor, para llegar a los
    lavaderos y fuente pública de la época de Felipe IV. Desde allí pudimos ver a lo lejos la Ermita del Cristo del Humilladero. El túnel lleva en paralelo el arroyo subterráneo.
  • Nos acercamos a la iglesia de Santa María La Mayor, un edificio enorme, donde estuvimos escuchando el órgano
    ya que era el día en que se realizaba la preparación para un concierto próximo.
  • Estuvimos en la feria en sí, con presencia de varias de las 9 bodegas de vino existentes en el pueblo. Con una
    copa serigrafiada de recuerdo, pagando 5 euros podías degustar 5 vinos a tu elección. Muy buenos, luego comentamos uno de ellos.
  • Fuimos a comer a un célebre local en el que por muy poco, con todo incluido, degustamos varios de sus platos
    locales: croquetas de cocido, pozas (preñao de tomate, cebolla y atún), semicurado con anchoas (de la fábrica de quesos y salazones local) carne al desarreglo y chulas (patatas). Para finalizar pelotas de fraile y limoncillo
    (alcohol local).
  • Concursamos en el concurso de cata a ciegas dirigido por la D.O. Vinos de Madrid.
  • Visitamos el Museo de Ulpiano Checa, escultor y pintor de Colmenar. Inimaginable lo que podéis ver allí.
  • Asistimos al concierto de Jazz de Rachelle Bentley y Gladston Galliza en Bodegas Peral. Fantástico dúo. También
    el de los dos vinos que tomamos con la música.

El vino destacado

 

Un día completo como podéis ver, de esos que se graban para mucho tiempo. Además de en la Plaza Mayor, tuvimos la ocasión de estar en Bodegas Peral degustando sus vinos. Bodegas Peral ha realizado una obra de rehabilitación de la bodega recientemente y la misma ahora tiene espacio para realizar eventos como el concierto al que asistimos. Además de que el mismo fuese muy bueno, ya desde la Plaza Mayor me había quedado impresionado por sus vinos sobremadre. El concepto es básicamente que el mosto incluso fermentado esté en contacto con un porcentaje (suele ser un 25) de los hollejos y las lías durante varios meses. El resultado es un vino con una concentración glicérica muy alta y sensación de presencia ligera de carbónico natural. No se filtra, se embotella directamente, lo cual hace que conserve mucha fruta.

Tomamos dos vinos de este tipo, un blanco malvar 100% y un rosado procedente de la combinación de 80% malvar y 20% tempranillo (en este caso los hollejos usados son los de tempranillo).

Lo sorprendente de ambos es que en boca son muy untuosos y tienen un retronasal prácticamente equivalente a lo percibido en fase olfativa. Una delicia si tienes la precaución de tomarlos a temperatura adecuada (un poquito frescos).

Os dejo la ficha del blanco malvar porque quiero reivindicar esta uva autóctona de Madrid, pero no dejéis de lado el
rosado. 

Nombre: Sobremadre Blanco

Varietales: Malvar

Añada: 2016

Bodegas Peral

Colmenar de Oreja (Madrid)

D.O. Vinos de Madrid

De las ciudades, la cultura y el turismo

De las ciudades, la cultura y el turismo

Autor: Enrique Navarro Gil

 La cultura es, sin duda producto de la vida urbana ya que sin una fuerte interacción humana es imposible sumar para pasar del conocimiento o la experiencia a la cultura. Por tanto las ciudades son y deben ser expresión cultural , y por tener un origen burgués, de burgo, debe ir salpimentada de transgresión y sobre todo de belleza. La cultura sin estética es inútil y empobrece.

Y esto viene al caso de Toledo. Pocas ciudades de Europa acumulan tan pesada y rica herencia, pero pareciera que se trata de una naturaleza muerta, que se ancló en Isabel la Católica y en el Greco, y todavía vive de una herencia brutal pero al final solo es un caudal recto.

Y a esto viene el caso de mi reflexión. Sin innovación y transgresión, la cultura se estaca y desvanece, y todo cuanto contribuye a revitalizar este acopio milenario no sólo no está de más, es que es vital.

 Toledo, el casco, agoniza entre habitantes que alquilan sus viviendas a turistas, negocios que buscan compradores en las afueras, de manera que cuando se echa la noche la ciudad duerme. Cuando el frío extiende su manto, un taconeo sobre la piedra milenaria es la única música que acecha al caminante perdido entre la soledad.

Mas de 30 años visitando festivales de verano en Salzburgo, Edimburgo, Berlín Bergen , bienales de arte en Venecia o Basilea, y mercados navideños en Centro Europa, y siempre pienso porqué no llenar toledo de actividad cultural. La caña de pescar que supone esta ínsula de historia y arte, es impresionante para conseguir atraer otros públicos, pero hace falta imaginación y sobre todo alguien que tome el liderazgo. Llenar las calles de música, los espacios culturales de nuestros clásicos de antes y de ahora, atraer galerías de arte que huyan del asfixiante madrid que fenece culturalmente de la mano de unos gobernantes que no entienden que la cultura es sobre todo destruir mitos para construir unos nuevos , mal asunto para quien se define como conservador.

Grande ‘Puy De Fou’ enseñándonos historia, pero volvamos a la esencia y revitalicemos con un nuevo renacimiento cultural a la ciudad que el país lo necesita.

Un país que no se conoce está condenado a desaparecer lánguidamente.

Excelente labor de promoción, pero no solo corresponde a los gobiernos liderar, si la sociedad civil no es consciente de que la ciudad puede morir de éxito, de poco servirá el empeño de unas administraciones que relegan los presupuestos para atender necesidades más urgente o apremiantes, pero no por eso más importantes. Invertir en cultura y en promoción turística es no solo una necesidad sino sobre todo una inversión en nosotros mismos y en nuestro futuro como colectividad.

 Y una parte esencial de esta introspección necesaria para conocernos mejor, es nuestro vino, aceite, queso. No olvidemos que somos lo que cultivamos, producimos y comemos. Así que !Viva la cultura y viva el vino!